Érase una vez un sueño

Archivo para la categoría "Historias"

La voz muda

with one comment

Año 1936, tras toda una carrera de cine mudo, Charles Spencer Chaplin, realiza Tiempos Modernos, película que introduce el sonido en su filmografía. Todo el planeta espera expectante oír hablar a Charlot en el cine. En aquellos momentos Chaplin era la persona más famosa del planeta.

En la última escena de la película, Charlot trabaja de camarero en un restaurante y le exigen cantar una canción. Se apunta la letra en una manga, pero al comenzar a bailar la pierde, no sabe qué hacer y canta una canción con la letra inventada.

Intentando parecer una mezcla entre italiano y francés, versionando la canción Je cherche après Titine, Chaplin consiguió que Charlot hablase manteniendo el lenguaje universal que le caracterizaba. No sabremos como fue la sensación que habríamos tenido de vivir aquel momento, pero… ¿Acaso no les parece bello?

“Insiste en tus errores, porque esa es tu verdadera personalidad”
Julio Cortázar

Written by dajoropo

21 julio, 2008 at 19:03

Publicado en Historias

Etiquetado con , , , ,

Música positiva: Ievan Polkaa / La polka de Eva

with 8 comments

Ieva (Eva en el dialecto savo finlandés en el que está narrada esta canción) empieza a escuchar música que proviene de una fiesta en una casa vecina. Pese a la negación de su madre, Ieva se las arregla para escaparse y asistir a la fiesta. Allí Ieva conoce a un chico, y bueno, pasan esas cosas que pasan cuando una chica conoce a un chico, y cuando vuelven a casa, la madre de Ieva está furiosa y le dice que no lo volverá a ver. Ellos le dicen que no les importa, y que se seguiran viendo. Incluso le dice a la madre que suba a su habitación mientras sigue ‘cortejando’ a su hija.

Todo esto, en un lenguaje bastante gracioso, es la canción que hace tiempo que se ha hecho popular en Internet y en la radio. A mi me alegra mucho, como los abrazos gratis. Así que ya sabeis, a ser positivos.

Grupo: Loituma. Disco: Loitma (1995). Título: Ievan Polkaa

Nuapurista kuulu se polokan tahti
jalakani pohjii kutkutti.
Ievan äiti se tyttöösä vahti
vaan kyllähän Ieva sen jutkutti,
sillä ei meitä silloin kiellot haittaa
kun myö tanssimme laiasta laitaan.
Salivili hipput tupput täppyt
äppyt tipput hilijalleen.

Ievan suu oli vehnäsellä
ko immeiset onnee toevotti.
Peä oli märkänä jokaisella
ja viulu se vinku ja voevotti.
Ei tätä poikoo märkyys haittaa
sillon ko laskoo laiasta laitaan.
Salivili hipput.

Ievan äiti se kammarissa
virsiä veisata huijjuutti,
kun tämä poika naapurissa
ämmän tyttöä nuijjuutti.
Eikä tätä poikoo ämmät haittaa
sillon ko laskoo laiasta laitaan.
Salivili.

Siellä oli lystiä soiton jäläkeen
sain minä kerran sytkyyttee.
Kottiin ko mäntii ni ämmä se riitelj
ja Ieva jo alako nyyhkyytteek.
Minä sanon Ievalle mitäpä se haittaa
laskemma vielähi laiasta laitaa.
Salivili.

Muorille sanon jotta tukkee suusi
en ruppee sun terveyttäs takkoomaa.
Terveenä peäset ku korjoot luusi
ja määt siitä murjuus makkoomaa.
Ei tätä poikoo hellyys haittaa
ko akkoja huhkii laiasta laitaan.
Salivili.

Sen minä sanon jotta purra pittää
ei mua niin voan nielasta.
Suat männä ite vaikka lännestä ittään
vaan minä en luovu Ievasta,
sillä ei tätä poikoo kainous haittaa
sillon ko tanssii laiasta laitaan.
Salivili.

Letras de las canciones en finlandés e inglés

Written by dajoropo

18 febrero, 2007 at 15:43

Publicado en Historias

Etiquetado con ,

Día de muertos III, gastronomía

with 2 comments

Según el calendario de México Antiguo que tengo colgado en la pared de mi cuarto hoy es el Día de Muertos (31, 1 y 2), y claro me he puesto a recordar que por estas fechas, hace un año estaba yo pegando pingos por la costa oeste de México en un tren por la Barranca del Cobre… Así que como conmemoración vamos a hablar otra vez de lo que probablemente más me atraía de México cuando allí me dirigía, el maravilloso Día de Muertos.

Ya se habló de su historia en anteriores capítulos (I, II), pero ¿Cómo es el Día de Muertos del México actual? Pues muy diferente dependiendo de si vas al sur o al norte, infectado este último por jalogüín, pero todavía se conserva mucho de la tradición, y dentro de este día una parte importante es la comida.

Una de las tradiciones es construir altares que contienen objetos, bebidas y comidas que eran de la preferencia del difunto a venerar y una fotografía del mismo. Un detalle que me encantó fue el caminito de velas que le guía hasta allí, durante estas noches, para que cuando se levante pueda disfrutar de los placeres que desde hace tanto tendrá olvidados.

Los panaderos y pasteleros son una parte imprescindible en estos días, porque se encargan de generar los panes y dulces que satisfagan a vivos y muertos con diferentes platillos especiales: pan de muerto, rosca de la vida, pan cruzado, huesos de manteca… y las maravillosas calaveritas de azúcar, unos dulces con forma de calavera que llevan escrito el nombre del comprador. También las cruces, los violines, el dulce de pepita de calabaza… En fin, que pasarse por un mercado típico en estos días es una experiencia muy auténtica.

Pero el que más me llama la atención de todos es el pan de muerto. Además de por su nombre, porque creo que es el más antiguo de todos, y se remonta a la época de los antiguos indígenas, aunque por supuesto hay diferentes versiones, así que si hay errores, disculpen al que escribe, pero cuento la versión que más he encontrado.

Allá sobre 1519, durante la conquista existía un ritual mediante el cual se arrancaba el corazón latiente a una doncella y posteriormente se introducía en una olla con amaranto. Tras esto, quién encabezaba el rito mordía el corazón como muestra de agradecimiento al Dios correspondiente.

Cómo hicieron con el resto de rituales basados en sacrificios, los españoles intentaron eliminarlo, pero siempre es más fácil reemplazar que eliminar, así que elaboraron un pan de trigo con la forma de un corazón, bañado en azúcar y pintado de rojo, para simular la sangre de la doncella. Yo nunca he probado un corazón, pero supongo que los indígenas no eran tontos y les gustaba lo dulce como a todo el mundo así que poco a poco cambiaron los corazones de doncellas por el pan de muerto, una suerte, porque de lo contrario los mercados en México serían muy diferentes…

En fin, que esta es una de las tantas y maravillosas formas que tienen los mexicanos de burlarse de la muerte, comiéndola.

“Para el habitante de Nueva York, Paris o Londres, la muerte es palabra que jamás se pronuncia porque quema los labios. El mexicano, en cambio, la frecuenta, la burla, la acaricia, duerme con ella, la festeja, es uno de sus juguetes favoritos y su amor más permanente. Cierto, en su actitud hay quizá tanto miedo como en la de los otros; mas al menos no se esconde ni la esconde; la contempla cara a cara con paciencia, desdén o ironía”.

Octavio Paz

Written by dajoropo

2 noviembre, 2006 at 22:42

Publicado en Historias

Etiquetado con , ,

Día de muertos II, la mezcla con el cristianismo

with 5 comments

Cortés tenía ordenes expresas de no desembarcar en tierra, ni de combatir con los nativos, tan sólo tenía que dialogar y comerciar con ellos lo máximo posible, pero Cortés, hijo de familia hidalga, había pasado unos años en prisión por una acusación de conspiración, por lo que no era muy bien visto en Cuba y había invertido toda su fortuna en esa expedición, así que tenía otros planes en mente. Siempre hizo todo lo posible por convencer a sus hombres para fundar colonias permanentes en las tierras méxicas e intentar avanzar hacía la gran ciudad llena de oro de la que los indígenas hablaban (Tenochtitlan, actual México D.F.). Y lo consiguió, aunque pagando a veces precios muy altos, pero esa es otra historia.

Hubo muchos momentos de tensión en los que la rebelión entre sus hombres estuvo a punto de surgir, pero uno de los argumentos que principalmente ayudó a Cortés a convencer a sus hombres (además del más importante, el oro) era el hacer la “obra” de Dios, convertir a los indígenas al cristianismo. A todos los hombres de la expedición les horrorizaban los sacrificios que los nativos realizaban para sus paganos dioses y como Cortés mostró una gran determinación en acabar con estos ídolos e imponer las imágenes de la virgen y la cruz, incluso más determinación que los sacerdotes que iban con él, consiguió el voto a favor de muchos de sus soldados y capitanes.

Seguramente esta fue una de las principales diferencias entre el colonialismo español y el inglés, los españoles buscaban conseguir oro y convertir a los indígenas al cristianismo, los ingleses se quedaban con lo primero, algo más lucrativo. Pero bueno, también se encontraron con situaciones diferentes, los españoles se encontraron con un imperio, el Azteca, que estaba sometiendo al resto de los pueblos del actual México y además era mucho más grande de lo que podrían haber llegado a imaginar.

La cultura Azteca también ayudó a que Cortés pudiese conquistar grandes territorios y conseguir que una gran cantidad de indígenas le siguiesen. Además de que algunos pensasen que los españoles eran dioses, o enviados de estos, que volvían del reino de los cielos, los indígenas no atacaban de noche, porque era el tiempo de los demonios, tampoco atacaban más de uno al mismo tiempo a otro soldado, y esto se debía a su cultura del sacrificio. Para un guerrero era mucho más importante vencer al enemigo capturándolo que matándolo, así podría sacrificarlo y ascender de rango social y militar. De este modo si mientras un guerrero luchaba con el enemigo, otro guerrero del mismo ejercito atacaba a ese enemigo, se consideraba una ofensa, porque estaba intentando disminuir el mérito de la captura o arrebatarle el trofeo, algo aún peor. Es por esto que los nativos peleaban de uno en uno, no como ejército, de esta forma la inferioridad numérica de los españoles no les representaba ningún problema, tan sólo tenían que ser capaces de soportar la fatiga del combate, dado que combatían con mejores armas y armaduras, y caballería y artillería, claro.

De este modo, la expedición de Cortés fue librando y venciendo batallas que le permitían, al conquistar un nuevo territorio, derribar los ídolos y destruir las salas de sacrificios, provocando con ello la ira de los chamanes y del pueblo indígena. También cuando el líder vencido les ofrecía a las mejores mujeres de su pueblo para los capitanes españoles, rápidamente las bautizaban y casaban, para que estar con ellas no fuera pecado… Claro, no sabían si los indígenas tenían alma o no, pero en cuanto les ofrecían mujeres… a bautizarlas rápido que seguro que tenían alma. Muy inteligentes ellos.

Con el tiempo, tras la primera expedición, se siguió intentando inculcar el cristianismo, incorporando las festividades que ya existían en España e inventando algunas nuevas para ocupar el sitio de las que existían con anterioridad.

Aunque todavía quedan indígenas en México que no han perdido del todos sus costumbres, por ejemplo en la sierra Tarahumara, en el estado de Chihuahua, siguen existiendo poblaciones indígenas que aunque realizan celebraciones parecidas a las de semana santa, ellos sin embargo sacan en “procesión” a un muñeco de trapo que simboliza a los españoles y a continuación lo cuelgan de algún sitio para que todo el pueblo se lance con sus herramientas y palos, uno a uno eso sí, a golpearle y finalmente quemarlo. Es una forma de simbolizar que no quieren aceptar las costumbres traídas con la conquista. Por supuesto yo no me asomé por allí…

Volviendo al Día de Muertos, las festividades más importantes relacionadas con la muerte y los sacrificios se realizaban el noveno mes del calendario solar azteca (más o menos el inicio de agosto), los españoles se encargaron de desplazar esta celebración para que coincidiese con el Día de todos los Santos y Todas las Almas, algo que ya se había hecho con el ritual céltico pagano de Samhain, día del banquete de los muertos. De este modo nació lo que sería el actual Día de Muertos mexicano, que ha perdurado hasta la actualidad, aunque cada vez esté más mezclado con las fiestas de Halloween…

“Como no me he preocupado de nacer, no me preocupo de morir.”Federico García Lorca

Written by dajoropo

31 marzo, 2006 at 15:07

Publicado en Historias

Etiquetado con , ,

Día de Muertos I, orígenes prehispánicos

with 15 comments

En la cultura Náhuatl (aproximadamente quedan 1 millón y medio de hablantes de esta lengua azteca que es la más hablada dentro de México) se consideraba que el destino de los seres humanos era perecer, pero este no era el final, porque pensaban que seguirían viviendo de otro modo. La vida se convertía en un viaje, mediante el cual deberían atravesar cada uno de los 7 inframundos, para así poder llegar a alguno de los 13 cielos existentes. Dependiendo de la muerte que hubieses tenido, te correspondería un cielo u otro. Debido al esperado viaje, los muertos eran enterrados con toda clase de objetos que pudieran serles de utilidad en su trayecto al Mictlán, que era el nivel inferior de la tierra de los muertos. Este nivel estaba situado muy al norte, y únicamente los guerreros muertos en batalla, quienes eran sacrificados y las mujeres que morían durante el parto estaban exentos de tener que pasar por él, dado que el viaje desde la Tierra hasta el Mictlán era el más duro.

Hay que tener en cuenta que los ganadores del juego de pelota también eran sacrificados, si, los ganadores. Porque ser sacrificado no era malo, para nada, ibas con los dioses, era casi lo mejor que te podía pasar junto con morir al dar a luz o morir en el combate.

El nivel más alto de estos 13 cielos era el de la guerra. Correspondía con el dios Huitzilopochtli, que significa “el colibrí izquierdo” o también “el que viene del sur” (Hay que tener en cuenta que en los mapas aztecas el sur estaba a la izquierda, que era donde se encontraba el paraíso, dirección contraria a la tierra de los muertos). Los aztecas se consideraban soldados del Sol, y tenían que realizar esos ritos para que Huitzilopochtli, el Sol, venciese en su combate diario con las estrellas, que representaban la oscuridad y el mal, y así poder salir cada nuevo día.

Dentro del calendario agrícola azteca existía una fiesta que se celebraba cuando se iniciaba la temporada de recolección o cosecha, venía a ser algo así como el primer banquete después de la temporada de escasez y era tan grande que se compartía hasta con los muertos. Así que se les colocaba comida y bebidas en abundancia. Esto último también tiene mucho que ver con la celebración actual del Día de Muertos.

Todo esto se combinó con la cultura católica cuando los españoles llegamos por estas tierras, pero eso ya vendrá en otra entrada…

Somos mortales,
todos habremos de irnos,
todos habremos de morir en la tierra…
Como una pintura,
todos nos iremos borrando.
Como una flor,
nos iremos secando
aquí sobre la tierra…
Meditadlo, señores águilas y tigres,
aunque fuerais de jade,
aunque fuerais de oro,
también allá iréis
al lugar de los descansos.
Tendremos que despertar,
nadie habrá de quedar.

Poema del rey y poeta Netzahualcóyotl (1391-1472)

Written by dajoropo

8 noviembre, 2005 at 22:43

Publicado en Historias

Etiquetado con , ,

Doraemon y Ricky Martin

¿Quién me iba a decir que Doraemon y Ricky Martin estarían algún día relacionados? El principio de esta historia comienza con el último episodio de la conocida serie Doraemon. Son muchas las personas (desconocidas entre ellas) que me han dicho que al final de la serie, Nobita despierta de un coma en el que había entrado al carese en el primer episodio (tras esa caída despertó y encontró al gato galáctico, parece ser) y resulta que todo había sido un sueño. No sé cuantos episodios ni cuantos años de serie, pero todo había sido un sueño. Así que Doraemon nunca había existido, tan sólo era uno de los juguetes de Nobita.

Claro cuando me lo contaron no me lo creía, pero como tanta gente me lo decía, y el rumor cada vez iba a más, pues ayer me puse a mirar por internet a ver que encontraba. Lo primero bastantes foros dónde se pregunta si alguién ha visto el episodio de verdad, o si todo el mundo está hablando por hablar. Luego algunas versiones con pequeñas diferencias (en algunas el niño estaba en coma, en otras además era tretaplégico, en algunas teníá amputados brazos y piernas… en fin pequeñas diferencias) y finalmente lo encontré, o eso creo. El último espisodio. Lo he descargado del e-mule, tiene una calidad bastante mala, pero si no se maximiza se puede ver. Se puede ver, porque lo que es escuchar… no está traducido, así que cómo no hableis la lengua del país del Sol naciente… nada de nada.

Ahora voy a contar lo que (creo) que pasa en el último episodio (sería muy gracioso que alguién hubiese renombrado algún capítulo intermedio como “Doraemon ultimo capitulo.wmv”, pero podría ser :)). Doraemon le dice a Nobita que se tiene que ir y que no le puede ayudar más, todo esto muy triste, claro. Doraemon se marcha porque Nobita siempre que usa alguna de las ayudas de Doraemon la termina liando, y todo termina peor que al principio. Después de muchos llantos y de que incluso Nobita le plantase cara a Gigante tirandole de las orejas, Doraemon se marcha por el cajón del que vino. Dejando una cajita a Nobita con la forma del gato y algo en el interior. Posteriormente Nobita decide abrir la caja, porque otra vez le están dando pal pelo, y se ríen de él. Dentro de la caja hay un frasco, la útlima ayuda que el gato le prestaría a Nobita. Nobita lo toma y usa el poder que le propornicona para darle por saco todo lo posible a Gigante y al otro, que no me acuerdo como se llama, pero a diferencia de las veces anteriores, cuando los otros están recibiendo el castigo, Nobita decide parar y no castigarles más. Esto supongo yo significa que Nobita ya es capaz de controlarse y no se pasa con los inventos de Doraemon. Entonces, cuando Nobita vuelve a casa, ¡¡tachan!! allí está el gato esperándole. Luego todos vienen muy arrepentidos, se abrazan y supongo que después comerán esas tortas tan raras que siempre están comiendo (los japoneses y los gatos galácticos, de dieta equilibrada nada de nada), así que ni coma, ni tetraplegia, ni amputaciones, ni nada de eso. Si lo que he visto es el último capítulo, que lo parece bastante, tiene para variar un final feliz.

Aqui arriba podeis ver la escena final en la que todos se abrazan y quieren mucho. Así que como conclusión, creo que España es un gran país para difundir rumores y leyendas urbanas. Nos gusta bastante el morbo, si no ¿Quién explicaría que Gran Hermano fuese a iniciar ya la edición nº7? (si no me equivoco). Por cierto para no ver la serie creo que el post me ha salido muuuuy largo. Ya me iré acostumbrando a esto de escribir…

Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí. (Augusto Monterroso), Cuentos breves.

Written by dajoropo

12 julio, 2005 at 14:47

Publicado en Historias

Etiquetado con ,

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.