Érase una vez un sueño

Posts Tagged ‘tecnología

Sapo Radioactivo

with 3 comments

Esto de la tecnología es increíble. Ahora con esto de los discos duros portátiles puedo tener el mismo desorden de mi armario, o incluso de mi cuarto entero en uno de mis bolsillos. A eso llamo yo llevar tu mundo contigo, y tu desorden, claro. Porque soy informático, que si no pensaría que se trata de brujería.

Y es que el otro día me compré un disco duro de estos pequeñitos, azul, muy mono y tal, y ahora he comenzado a centralizar la información que tenía dispersa entre ordenadores, disco duro antiguo, copias de seguridad de estas que haces antes de formatear… Es impresionante la cantidad de porquería que puede uno llegar a acumular (Frase que sólo se usa cuando nos mudamos a otra casa, o cuando nos mudamos de disco duro).

Superado el trauma inicial pasamos al tema de la organización de la información, que es toda una ciencia. Hay cosas fáciles, como los mp3 que van a la carpeta ‘música’, pero luego nos encontramos con cantidad de cosas inclasificables. Dos de las constantes en todos mis discos son la carpeta “Cajón de sastre” un pequeño popurrí de todo y la carpeta “A organizar”, progenitora del “ya miraré donde lo coloco otro día con más tiempo…”. De mis favoritas.

En esta ocasión y en vista de la cantidad de proyectos pasados, frustrados, o ni siquiera iniciados, he decidido crear una carpeta “Proyectos”. No me imaginaba que iba a meter tantas cosas ahí dentro. Me ha hecho hasta ilusión. Ahí están los porqués.com las versiones anteriores del blog, la página de cuando estuve en Finlandia, los artículos de Ágora Málaga y por supuesto los dos únicos en activo: Descifrando y Cuéntame un chiste.

Pero el objetivo principal de esta entrada era rendir homenaje a los caídos. Esos proyectos que no triunfaron, o que ni siquiera vieron la luz (es decir, todos excepto los dos que siguen en pie), y de los cuales uno me ha traído muy buenos recuerdos por los bocetos encontrados. Se trata de “Sapo Radioactivo”.

Sapo Radioactivo iba a ser el superhéroe de Fuengirola. Viviría en lo alto del puente que cruza el río junto al castillo y tendría súper poderes tras haber ingerido residuos nucleares en su charca natal. Lucharía contra los merdellones y aparecería en tiras cómicas con mucho humor y por supuesto mucha regularidad. Por supuesto, nada de esto ocurrió.

Pero ya que incluso conseguí convencer al señor A. para que en su tiempo libre me hiciese unos primeros bocetos de cómo sería nuestro protagonista. He aquí uno de ellos para que el mundo conozca lo que pudo haber sido y no fue. El que pudo salvar a la provincia de Málaga de los merdellones y se quedó en guiones escritos en algún papel perdido.

Descanse en paz Sapo Radioactivo.

Written by dajoropo

18 marzo, 2010 at 19:00

Cuéntame un chiste

with one comment

Parece que estoy en la semana loca del emprendedor o algo así. Nuevo proyecto que nace, y esta vez es sobre chistes.

www.cuentameunchiste.com

La página nace con la idea de albergar chistes hasta rebozar, pero de momento creo que no llega a 20. Cualquiera puede subir chistes propios y votar los ya existentes, y ya sabeis, cuando tengais un rato aburrido en el trabajo siempre podeis entrar a leer unos cuantos.

Por ahora se lanza con las funciones mínimas de votar y subir chistes, pero poco a poco se añadirán más funcionalidades y opciones. Cualquier comentario sobre posibles mejoras es más que bienvenido.

Ya me direis si os gusta. Y ahora, a chistear :)

Written by dajoropo

28 febrero, 2010 at 0:30

Descifrando…

with one comment

Pues ya está, bueno, al menos ya está comenzado. Después de un tiempo largo hablando con el amigo Sr R., hemos montado el inicio de nuestro nuevo projecto web:

www.descifrando.com

No queremos encasillarnos en ningún tema en concreto, eso ya se irá viendo poco a poco con el tiempo, pero el objetivo es descifrar lo que los datos (que podamos encontrar) pueden aportarnos sobre diversos temas: noticias, temas de actualidad, lo que hayamos comentado en el bar a la hora del desayuno o simplemente lo que nos venga en gana.

Habrá que ir modificando el tema, y esas cosillas, pero lo más importante va a ser escribir, como no, y ya que está montado, la única excusa es el tiempo.

Por supuesto se ruegan opiniones al respecto, aportaciones, que hagais publicidad del sitio, que os suscribais, que suscribais a vuestra familia, que suscribais a vuestro perro y todas esas cosas.

Pues eso, ¡a descifrar!

Written by dajoropo

23 febrero, 2010 at 15:14

Monos, monos, muchos monos…

with one comment

“We’ve heard that a million monkeys at a million keyboards could produce the complete works of Shakespeare; now, thanks to the Internet, we know that is not true.”

Robert Wilensky

Written by dajoropo

28 julio, 2009 at 9:28

Publicado en Frases y citas

Tagged with ,

4 fotos de fama

with 2 comments

Andy Warhol dijo que en el futuro (véase nuestro presente y algo de nuestro pasado) todo el mundo tendría sus 15 minutos de fama. Pues bien, yo ya tengo unas cuatro fotos en google maps. No es un mal comienzo, ¿verdad?

I suppose I have a really loose interpretation of “work” because I think that just being alive is so much work at something you don’t always want to do. Being born is like being kidnapped. And then sold into slavery. People are working every minute. The machinery is always going. Even when you sleep.

The Philosophy of Andy Warhol (1975). Chapter 6: Work

Written by dajoropo

14 diciembre, 2008 at 12:00

Prioridades

with 8 comments

El viernes fui a hablar con el profesor que me va a llevar el proyecto fin de carrera. Me estuvo explicando más o menos de que puede ir, y quedamos en el día en que empezaríamos a definirlo. Luego me habló de una beca de colaboración con el departamento y me quería pasar las bases para que me lo pensara.

– ¿Quieres que te lo imprima? Sólo será un segundo.

En aquellos momentos no podría imaginar lo que un segundo podía durar. Le dio a imprimir, tan sólo teníamos que ir a la sala de reprografía a recoger las copias, pero en ese momento… le llamaron por teléfono. Al principio yo estaba de pie esperando, supuse que no sería mucho tiempo, pero cuando me hizo un gesto con la mano para que me sentara, comencé a preocuparme.

Lo bueno es que la silla era de estas giratorias y me entretuve en mirar todo lo que había en el despacho dando giros sobre ella como un niño pequeño en la peluquería. Alrededor mía trabajos apilados en el suelo, un galimatías indescifrable en la pizarra, pinturas Van Gogh y dibujos de Forges, infinidad de libros en las estanterías, las actas con las calificaciones sobre la mesa… hum… ¿y si ayudase a alguien a aprobar? Creo que a un metro de mi se daría cuenta si me pongo a escribir sobre las actas, es lo que tiene no poseer ningún superpoder.

Mientras tanto la llamada seguía y seguía, le pedían cosas que él decía no saber y por supuesto que según él no debía saber. No sabía como quitarse al interlocutor de encima, y yo estaba allí compartiendo su pena, quién sabe por qué, ¿Por no haber ido 5 minutos antes al despacho?

Cuando llevaba seguramente más de 15 minutos, me empecé a replantear por qué yo estaba esperando y aquella persona no. Quiero decir, yo había concertado una cita con el profesor los días antes, había ido a la facultad (30 Km. en mi coche sin aire acondicionado), estaba perdiendo mi querido tiempo de estudio, y aquella persona tan sólo había marcado un número de teléfono. Si comparamos las inversiones de tiempo ¿Quién merecía ser atendido antes?

Y claro, esa pregunta motiva todo este escrito. Me he dado cuenta de la cantidad de tiempo que he estado esperando cuando alguien ha llamado, y yo que me había desplazado, esperando cola y demás, era el que tenía que esperar. Tan sólo recuerdo como excepción una agencia de viajes, que en la tarjeta ponía, sólo atendemos telefónicamente cuando no hay nadie esperando, un detallazo creo yo.

Cuando alguien te llama, lo más normal, es que de primeras no sepas por qué te llama, a veces ni sabes quién te llama, y claro, eso hace que la llamada pueda ser importante, no sabes cuando te van a llamar para decirte que eres el elegido para asistir a la nueva misión de la estación espacial internacional como sustituto de Pedro Duque, así que debes contestar. Por lo general no importa quién estuviese hablando contigo o qué estuvieses haciendo, tú paras y contestas, rompes un momento, que sabes más o menos de qué va, por otro que no. En definitiva, una apuesta.

Recordando las veces que no he querido contestar una llamada o en las que me he olvidado completamente de que tenía teléfono, me he dado cuenta de que todas eran muy buenos momentos, momentos en los que lo que estaba viviendo era más importante que lo que pudiese venir por la línea telefónica. Así que me he propuesto quitarle importancia a la llamada entrante, pero no así porque sí, ni a lo loco, ni por ir en contra de la gente, que reconozco que me gusta, sino por darle más importancia a lo que estoy viviendo, que a fin de cuentas es lo que vale, lo otro ya vendrá como consecuencia.

“A veces ves un melón y como te gusta mucho, tan esférico, rugoso y verde, crees que quieres ser verde, y te esfuerzas por serlo. Comienzas a hacer todo lo posible por ser verde, pero cuando consigues ser verde, como el melón, notas algo raro. Algo que no tenías previsto. Y es que no sabías que el melón, por dentro, era realmente amarillo”

Written by dajoropo

25 junio, 2006 at 19:06

Alta disponibilidad

with 12 comments

Al volver de Bilbao, justo ya en la puerta de embarque, había uno de estos típicos cartelitos que decían que a partir de ese punto debías tener el móvil (celular) desconectado, y claro, había gente apurando el tiempo con sus últimas llamadas antes del largo viaje, 1 hora y 15 minutos.

Uno de los que hablaba era el típico que habla con la persona a la que llama y con todos los que le rodean, vamos, con un volumen un poco alto, el tipo decía cosas como “Si, ya estoy en la puerta de embarque”. Tras la puerta de embarque nos montaron en uno de estos autobuses que te llevan hasta el avión, y este hombre seguía hablando con el móvil y con todo el autobús. Claro, ahora decía cosas del estilo de “Voy en el autobús hacía el avión”

Fuera del autobús, subí las escaleras detrás del mismo tipo, casualidades de la vida, y recibía una llamada justo antes de entrar, ¿a qué no sabéis que comentó? “Ya estoy subiendo la escalera… luego te llamo” Tras tanto relatar lo que estaba haciendo en ese mismo momento no pude evitar imaginarme al tipo ese contando todas las situaciones que vivía, y claro, lo imaginé en el baño, teléfono en mano diciendo: “Si, acabo de soltar un mojón bien gordo, creo que ando mal de la tripa…” evitaré los chistes sobre situaciones sexuales…

Este mismo sujeto fue el primero en hablar por el teléfono una vez salimos del avión y entonces me empecé a replantear si no nos estamos enfermando todos con esto de la comunicación. Pero vamos, yo el primero. No llego a los extremos de este señor, pero he de confesar que cuando llevaba poco con el tlf móvil, llegué a contestar en el cuarto de baño… ahora no me lo llevo cuando voy al baño, pero creo que sigo teniendo parte de esta nueva enfermedad, ese querer estar siempre disponible por si te llaman, que dentro del mundo de las empresas se llaman “alta disponibilidad”.

Viene a significar que debes estar el máximo tiempo disponible, porque para las empresas, no estar disponibles significa perder clientes que podrían haber tenido en ese momento, que es lo mismo que perder dinero. Para la gente esta, no ganar es igual que perder. La empresa más famosa en estas cosas es Visa, por cada segundo que no este disponible su red de tarjetas de crédito, pierde infinidad de dinero, así que es la que cuenta con la tasa de disponibilidad más alta del mundo, si no me equivoco.

Así que observándome a mi mismo, he hecho un análisis de mi parte de la enfermedad, por ejemplo el correo electrónico. Tengo unas 4 cuentas de correo que miro, 3 de ellas a diario, y total, tampoco es que reciba demasiados correos importantes, pero siempre pierdo unos minutillos al día en comprobarlas. En un documental sobre Fidel Castro, este dijo que no se afeitaba nunca, y que eso le ahorraba unos minutos cada día (Digamos 10), durante ponle 40 años, pues pueden salirte más de 100 días de tiempo que se ha ahorrado por no afeitarse (ahorrado sólo y cuando haya dedicado ese tiempo a algo útil, digo yo).

Con el tema del teléfono, creo que ya me estoy curando bastante, aunque lo llevo siempre cerca, lo apago para dormir (que hay gente que no, y las radiaciones crean insomnio, yo no digo ná) y otra muestra es que hace poco lo dejé olvidado y pasé un día entero en el campo sin móvil, y la verdad que me sentía diferente, un poquito más libre. (Contradicción, ya que cierta compañía telefónica se promociona diciéndote que serás más libre…)

¿No estaremos demasiado preocupados por estar siempre disponibles que estamos perdiendo verdaderamente el tiempo? Es algo como la televisión, que también te quita vida, aunque eso, ya es otra historia…

Informática = Información automática
La información es poder

Luego, Informática = poder automático

Written by dajoropo

19 mayo, 2006 at 0:10

Publicado en Reflexiones

Tagged with ,

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.