Érase una vez un sueño

Zapato buscando zapatistas

with 4 comments

Aunque esta sea parte de un viaje bastante mayor que todavía no he contado, es la que me ha gustado más, y voy a contarla primero. Así si no llego a contar todo el viaje (como me suele pasar) al menos esto estará contado.

Para ponernos en situación. Habíamos pasado por Oaxaca y sus playas, habíamos ido a San Cristóbal de las Casas a montar a caballo mientras íbamos a un pueblo indígena cercano y estábamos en Palenque, dónde habíamos visto las ruinas Mayas y preciosas cascadas. Resulta que estando en San Cristóbal habíamos conocidos a unos vascos que nos dijeron que habían visitado un caracol zapatista que había al norte de la ciudad. Total, que sólo nos quedaba un día de viaje antes de tener que regresar a Monterrey y teníamos que decidirnos entre visitar la selva de Lacandona o intentar buscar a los zapatistas. Al final nos decidimos por lo segundo.

Según lo que nos habían contado, en San Cristóbal de las Casas teníamos que tomar un colectivo hasta San Andrés Larraínzar, y una vez allí preguntar hacía donde ir. Nos desplazamos dentro de San Cristóbal hasta el mercado de donde salían los colectivos. Para quién no lo sepa, un colectivo es un coche o furgoneta que va haciendo un recorrido, estilo autobús.

Ahora viene la parte sorpresa, porque cuando íbamos en el coche, el conductor, dos mexicanos, ruben y yo, a los pocos minutos de salir, tuvimos un accidente. No íbamos demasiado rápido, pero dado que había gravilla en el suelo, el coche patinó bastante, y nos fuimos a estrellar contra una casa y un muro que había un poco antes. Menos mal que el conductor giró todo lo que pudo y fuimos dándole de lado al muro y la casa hasta que el coche se paró, de frente habría sido algo peor.

No nos pasó nada a nadie, pero fue muy gracioso ver como se resuelven los accidentes en México. Al salir, una nube de indígenas rodeó a ambos vehículos implicados, y un círculo de niños nos miraban (a Ruben y a mí, los únicos no indígenas del lugar) con ojos como platos. Luego el conductor del taxi y la señora de la furgoneta con la que chocamos, se estuvieron echando las culpas mutuamente, tras esto la señora se largó sin arreglar el más mínimo papel. Los que venían con nosotros en el coche dijeron de ir a la central de nuevo a tomar uno, y entonces fue cuando me di cuenta de que pasados 5 minutos, el conductor se quedó allí solo con el coche destrozado, y a buscarse la vida… The mexican way.

Otra vez en la carretera, y con mucho miedo cada vez que el nuevo (temerario) conductor tomaba una curva, estábamos atentos a ver cuando teníamos que bajarnos. Íbamos buscando cómo visitar un caracol zapatista del EZLN. Los caracoles son zonas en las que van creando la infraestructura necesaria para gestionar lo que van construyendo, véase hospitales zapatistas, escuelas zapatistas, talleres zapatistas, y demás. Eligieron ese nombre porque esta forma de conseguir lo que han estado pidiendo al gobierno mexicano es lenta, pero segura.

A medida que nos acercábamos a la zona se iban viendo diferentes carteles por la carretera con frases revolucionarias, la que más me gustó fue “está usted en zona zapatista, aquí el pueblo manda y el gobierno obedece”, también se veían escuelas zapatistas y cosas así.

Creíamos que iba a ser algo complicado encontrarlo, pero no. A un lado de la carretera que llevaba a San Andrés Larraínzar nos encontramos con la verja tras la que había dos señores con pasamontañas. Le pedimos al conductor que parara y fuimos a preguntarles si podíamos pasar.

Tras pedirnos el pasaporte y apuntarnos en una lista, nos llevaron a la caseta de admisión, y allí nos preguntaron nombre, número de pasaporte, motivo de la visita, ocupación y agrupación a la que pertenecíamos. Les dijimos que éramos estudiantes que queríamos conocer sobre ellos y nos llevaron al centro de información, donde muy amablemente respondieron a todas nuestras preguntas y nos contaron toda la historia del movimiento zapatista desde 1994 (eso lo cuento otro día). Tras esto y algunas fotos, nos dejaron andar por el caracol, dónde había varias tiendas de artesanías, un hospital, y diferentes centros para los agricultores, o mujeres en acción.

Tengo que decir que me quedé muy impresionado con ellos, porque además de ser muy abiertos y recibirnos en todas partes, no sabía que el movimiento se dedicaba a crear escuelas y hospitales, tenía en imagen un movimiento algo más militar que eso. Y todo esto que consiguen es con los donativos y lo que ganan vendiendo las artesanías y el café. Ya han conseguido varios logros, como por ejemplo dar medicamentos de forma gratuita a los indígenas, cosa que no se consigue en los hospitales de la seguridad social mexicana. Así que puede decirse que son como un gobierno alternativo, gracias a las horas que voluntariamente dedican campesinos y demás trabajadores, para solucionar las carencias que sufren los indígenas de México. Por supuesto, esta es la parte bonita que nos contaron ellos, que luego el EZLN tiene sus detallitos por ahí que hay que tener en cuenta, en fin, que hay que tener en cuenta todas las versiones.

Aún así fue todo muy emocionante y nos gustó mucho. Creo que es un paso obligatorio para todo aquel que visite el estado de Chiapas, una forma de conocer una realidad de ese pueblo, y de poder contribuir algo, aunque sea con la compra de algo en las tiendas del caracol, y pues… ¡Qué viva Zapata!

“Prefiero morir de pie, que vivir de rodillas” – Atribuida a Emiliano Zapata, claro, que también se le atribuye al Che Guevara y a Dolores Ibarruri, La Pasionaria.

Written by dajoropo

26 diciembre, 2005 a 15:46

4 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. dani has encontrado a marcos? es que como que lo traemos perdido hace rato, cuentanos mas detalles de tu viaje y espero que ya tengas tu pasamontañas oficial del EZLN

    Miguel

    31 diciembre, 2005 at 3:09

  2. Whoa…. la historia ccon fotooss.. esa es la que quería veeer.

    bueno pues a desearos un feliz año nuevo lleno de alegrías y de intercambios, si es que es posible… y puess… impresionante tu foto esa… hubieras puesto que te secuestraron los zapatistas y esa foto la iban a mandar a tus padres pidiendo un rescate o algo.

    kluzter

    31 diciembre, 2005 at 18:20

  3. Les habría dado un buen susto si les hubiese enviado esa foto (con la del coche roto, también :o)

    Pues no vi a Marcos, estaría escondidillo por ahí. De todas formas hoy ha salido por el telediario, con su moto, con casco negro y todo, al estilo de los pasamontañas. Particularmente creo que a este hombre se le está subiendo el merchandising a la cabeza
    😉

    Dajoropo

    2 enero, 2006 at 19:11

  4. Me parece increíble todo tu viaje. Pero haber si me puedes decir un poco mas sobre los hospitales que tienen en sus caracoles. ¿Cómo son? ¿quiénes son las personas quese hacen cargo de esto? ¿Cuentan con lo básico de un “hospital”? ¿Hay médico sprofesionales alli?.

    Paola

    17 julio, 2007 at 17:39


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: