Érase una vez un sueño

La pirámide de la autosuficiencia

with 9 comments

Un día tu madre se queja de que el termo echa humo. Después de decirle que deje de decir tonterías, ves que la pared del patio está negra. Puede que tenga algo que ver y que tenga razón. A veces las cosas no son tan obvias como parecen, hace falta que alguien se queje para que lo sean.

Te pones a desmontar el termo, poco a poco y con cuidado, es un mundo nuevo lleno de posibles olvidos. Recuerda donde va ese tornillo, como encajaba aquella pieza, procura no romper ninguna gomilla y no toques la parte que se encarga del gas. Conocemos nuestras limitaciones, con eso sólo juegan los señores de naranja que vienen cada 5 años a pasarte la factura.

Llegas a una parte donde hay algo atorado. Parece que algo cayó sobre el termo y ahora es hollín negro y ceniza. Lo limpias, te ensucias y vuelves a montarlo todo como si pulsaras el botón de rebobinar en versión torpe. Todo está como al principio y, por supuesto, al ponerlo en marcha sale agua por todas partes.

Mojado, tras comprar las piezas de fontanería que sustituyan a las rotas, el termo es una autentica máquina de calentar agua, parece que no hay humo, no hay fugas de agua. El sonido de la llama te hace pensar en lo orgulloso que estaría de ti el tipo de Bricomanía (como Dios en estos casos) y comienzas a caminar 5 centímetros por encima del suelo.

Directamente flotas. No ha habido que pagar a un técnico para que lo repare, tu ego se dispara y te coloca directamente en la cima de la pirámide de la autosuficiencia, claro compartiendo escalón con el de Bricomanía y los que cambian los tubitos del gas cada 5 años.

Piensas que la pirámide de la autosuficiencia es más importante incluso que la alimenticia, eres el Rey de las averías deberían enseñar eso en la escuela, dedicándole al menos un tema entero. Estas por encima de los que tienen que pagar a un autónomo, que digo yo, por encima de los autónomos incluso, y también por encima del Rey, que seguro que tiene 15 personas esperando ensuciarse cuando se le estropea algo. Es tu momento, y lo sabes.

Al día siguiente el horno deja de funcionar. No hace nada de nada. Piensas que era el más barato y que ya habrá llegado su hora. “Aunque lo abriera no sabría qué hacer con estas cosas eléctricas” te dices para consolar tu inutilidad. Preparas el pan de ajo como puedes en la tostadora y te conformas.

Llega el técnico, mira el horno, ve que el cable se ha salido del horno, lo aprieta y funciona. En este momento tu ego cae en picado sobre tu cabeza y te clava en el suelo convirtiéndote en un ser casi invisible dentro de la pirámide de la autosuficiencia.

Tienes que pagarle a un señor que ha venido sólo para decirte que apretaras el cable, que se habrá salido limpiando. Puede que no haya reparación más estúpida, te dices, y te consuela pensar que al menos sólo te ha pedido 5 euros, podría haber sido peor…

“Everything should be made as simple as possible, but no simpler”
Albert Einstein

Written by dajoropo

21 mayo, 2007 a 18:23

Publicado en Lo que une un día con otro

Tagged with

9 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. “no decaigas y sigue creyendo en tu autogestion… a la larga habrá sido una inversion…aprende d los errores y presta mas atencion la próxima vez” la mujer de la tienda de casa de robles (oraculo del boquetillo)

    churruca

    22 mayo, 2007 at 16:01

  2. ¡¡SIEMPRE es tu momento!!
    Sólo tenemos que pararnos a darnos cuenta…
    Clarita…….. dsd la trankilidad de hacer fotos en vez de estudiar;p
    pd: SI, lo q me faltaba!!!:))

    Clara

    23 mayo, 2007 at 1:37

  3. Vale tío.

    Que es similar a cuando barres el negocio y te das cuenta que además puedes trapear.. y que esos años mozos de primaria cuando te tocaba hacer el aseo del salón, en verdad han sido más útiles que aprender a sacar la raíz cuadrada de un número.

    Por otro lado… el comprar una maquinita despachadora de dulces que escupa a borbotones cada que recibe un peso y necesite una manita de gato, para despachar la cantidad “real” de dulces correspondiente a un peso mexicano, ufff hábleme de autosuficiencia cuando llegue a mio altura señor don el vecino del tipo de Bricomania.
    😀

    Andate Dani que el haberte lanzado a peripecias mexicanas no te lo quite el ajustacables… y esperame con tu autosuficiencia en alto el próximo verano que seguro estoy que me voy a comer ese gazpacho que me debeis😛

    kluzter

    23 mayo, 2007 at 3:25

  4. Gran sabiduría la del oraculo del boquetillo. Se me están ocurriendo algunos cortos con ese personaje…

    Calra, no te pases con als fotos que tienes que estudiar😛

    Hacer la raíz cuadrada de un número es prácticamente igual de importante que trapear, pero ¿y lo guay que queda saber esas cosas? El fin de semana pasado estuvo aqui Ruben de visita, cuando vengas montaremos unos viajecitos (y sí, con gazpacho, do not worry…)

    dajoropo

    24 mayo, 2007 at 18:11

  5. jo si las fotos son cinco minutillos…:(((((
    Anda q no da vidilla ;p

    Clara

    25 mayo, 2007 at 23:25

  6. ¿quien es el oraculo del boketillo?

    Clara

    27 mayo, 2007 at 23:06

  7. Jeje, es una larga historia que puede no llegar a ser fácil de comprender. A grandes rasgos: Vive bajo la casa de Robles, vende cosas tras una ventana, y si algún problema cierra la cortina.😀

    dajoropo

    28 mayo, 2007 at 0:14

  8. Como supongo que sabréis, el otro nombre con que bautizamos a esa señora fue “la vieja perenne”, porque siempre está allí. Cuando muera, la disecarán y la pondrán en la ventana. In fact, alguien se equivocó al decir que sólo las cucarachas sobrevivirían a un holocausto nuclear: también lo haría esa mujer.

    Por otra parte, me cuesta imaginarla diciendo una frase como la que ha puesto Mr. Strong en su comment, pero haré un esfuerzo😀 Por cierto, lo de que se protege con la cortina cuando hay problemas (dato que desconocía), me sugiere que debe ser una cortina ultra-resistente, como la que salva de una explosión en un váter a Danny Glover y Mel Gibson en Arma Letal.

    By the way, habla con Telecinco para hacer las suplencias del de Bricomanía (podrías llevarte a Roberto para los Bri-consejos de jardinería). Eso sí, ve practicando con el acento vasco y ve ensayando consignas como “Putxerazorik ez” ja ja, es coña.

    Alex.from.Madrid

    28 mayo, 2007 at 0:59

  9. Una vez, siendo crío, arreglé las cerraduras de un mueble viejo que teníamos en casa. Qué subidón!!!!

    miguel bau

    30 mayo, 2007 at 10:47


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: