Érase una vez un sueño

Un techo bajo el que vivir

with 3 comments

Prácticamente desde que llegué a Madrid una constante en mi vida ha sido la búsqueda de piso. Incluso cuando durante mi mayor período de estabilidad como inquilino, sabía que no estaría durante mucho tiempo en aquel piso. Era un pensamiento en segundo plano que me impedía hasta decorar el cuarto, pero ya he encontrado el que va a ser El Piso. Al menos durante el año que acabo de firmar en el contrato.

Del anterior me fui porque se me caía el techo encima (no he contado la historia, pero fue muy gracioso cuando una gota en la mano te despertaba a las 5 de la mañana, puede que algún día la escriba), y de este piso me voy por forma y tamaño, y básicamente porque lo busqué mientras se me caía el techo del anterior encima. En poco más de medio año habré vivido en tres pisos, creo que es una buena media para realmente conocer Madrid piso a piso.

La búsqueda de piso está complicada, tienes prácticamente que ser la primera persona en ver el piso, si no se lo llevan. Hay que mirar anuncios todos los días, filtrar, visitar, volver a mirar y empezar de nuevo, pero la verdad es que después de tanto tiempo, creo que lo he adquirido como costumbre. Casi diría que necesaria ¿Qué haré ahora que no tengo que buscar piso? Estoy pensando en seguir mirando para saber cómo está el mercado.

De momento me he puesto a buscar piso a cambio de que me inviten a cenar. Y he de decir que mi primera clienta no está nada disgustada con el piso que ha encontrado. Si es que al final tendría que haber montado una inmobiliaria, se forran sin hacer nada y yo currando…

Y eso es lo peor, el archienemigo del buscador de piso, su eterna Némesis, la inmobiliaria común. Habita en toda ciudad de la geografía española, aunque afortunadamente la especie está experimentando un descenso demográfico debido, principalmente, a la indigestión por la ingesta de carne en descomposición.

La inmobiliaria común duplica anuncios ya puestos por particulares, quita anuncios de las calles, se lleva un mes de alquiler por enseñarte un piso que todavía no han visto y del que nada saben responder y aún así no hacen bien su “trabajo”.

Desde esta experiencia añado las inmobiliarias al grupo formado por las discográficas multinacionales y las orejas de cerdo. Las cosas que no me importaría que desaparecieran del menú.

Así que nada, en agosto mudanza y por supuesto, fiesta de inauguración o Pendaison de crémaillère como dirían por encima de los Pirineos. Por cierto, ya hasta sé contar el chiste del pollo en francés, tiembla mundo…

Written by dajoropo

17 junio, 2008 a 23:33

Publicado en Lo que une un día con otro

Tagged with ,

3 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. que tiemble que tiembleeee

    no has respondido a mi correo sobre vivir en finlandia a costas de mi primo…
    conseguidme un empleo y haré que la escencia del tequila se fusione con el salmiakki o lo que sea… pero que tenemos que vernos no me lo pierdo.

    ya tenga yo mismo que caminar (osea viajar en tren) hasta la mera madrí.. por lejos que me quede de mi itinerario… venga dani! 2 semanas!”

    Kluzter

    18 junio, 2008 at 5:02

  2. Hey !!! Enhorabuena por tu nuevo pisooo !!!
    A ver si subo a verte y me enseñas Madrid !!!

    Ta luegooo !!!

    ALEX !!!

    18 junio, 2008 at 16:07

  3. kiyo!!!!!!!!!!

    Mira que no gustarte las orejas de cerdo…

    Que hay que ver el piso!!! Ahora estoy liao (para variar) pero ya encontraré el hueco para subir ok??? Er migué tarda pero no farta jajaja!!!!

    Xao niño!!!

    miguelbau

    8 julio, 2008 at 23:04


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: